PDF Imprimir E-mail
Artículos - General

Historia de San Miguel del Monte

En el lento avance de la influencia de Buenos Aires sobre la pampa indómita al sur de la ciudad, se llega en el último tercio del siglo XVIII a ocupar, con suerte variada, los campos situados al norte del rio Salado, que representó durante muchos años una frontera natural, económica y militar e imponian límites reales al poblamiento de regiones más alejadas, por las incursiones de los indios, muchas veces encarnizados por las injusticias de los españoles.

Este adelantamiento de efectivo dominio del territorio por parte de la sociedad hispano criolla, generó la creación de las guardias y fortines alrededor de los cuales se formaron los pueblos de campaña. Contemporaneamente se desarrolla un proceso de apropiación privada de la tierra ganada al indígena primero incorporada al estado y luego adjudicada bajo diferentes figuras legales.

Carlos III de la Casa de Borbón, rey de España, aprueba en 1760 el establecimiento de compañias para proteger los fuertes que se construyesen, al efecto de evitar saqueos a la campiña por los habitantes nativos de las pampas,alrededor de Buenos Aires.

Juan José de Vertiz y Salcedo (1719-1799), político español nacido en Nueva España, México, en 1776 y siendo Gobernador del Rio de la Plata, aceptó una restructuración de la zona de fronteras y ordena la construcción de puestos de avanzada para la contención de los malones. Estos puestos de frontera se convertirian en las futuras poblaciones que formarian luego, la provincia de Buenos Aires. Para cumplir este cometido, se envia al entonces teniente coronel Francisco Juan Fausto Betvezé Ducós de Lahite Ermoise (tal su nombre completo), nacido en pamplona de padre francés y madre italiana (debe haber nacido hacia 1730, pues al morir en 1802 se dice que era "de edad de unos setenta años"). Se crea el Fortín de la Guardia del Monte que se complementaba con otros fortines: El de la Guardia de La Matanza y el de la Guardia del Zanjón. todos ellos muy lejos de poder ser llamados "pueblos", por carecer de carácter estable dado que sus emplazamientos dependian con frecuencia de las necesidades de defensa de Buenos Aires, en cuyo caso eran frecuentemente movilizados.

En 1778 y durante el mandato del primer Virrey del Rio de la Plata, Pedro Antonio de Cevallos Cortés y Calderón (1715-1778) que ejerció entre 1777 y 1778, el fortín de la Guardia de San Miguel del Monte, uno de los más antiguos de la provincia de Buenos Aires, era un pequño caserio, recostado sobre la orilla norte de la laguna y no lejos de la boca del arroyo Totoral, rodeado por una empalizada y coronado por un mangrullo que mejora la visión hacia el interminable horizonte del desierto. Se la llamó Guardia de San Miguel del Monte Gárgano, en homenaje al santo venerado por los italianos en el viejo reino de Nápoles y en referencia al monte de talas que se encontraba al borde de la laguna.

El 18 de noviembre de 1779 y siendo Virrey el ya mencionado J.J.Vertiz (a la sazón el único Virrey del Rio de la Plata nacido en América), el comandante de fronteras Juan José Sardén informaba al Virrey la iniciación de la construcción de una capilla dentro del perímetro del fortín. La ciudad no posee acta fundacional, pero de acuerdo a escritos existentes en el Archivo General de la Nación y recopilaciones hechas por prestigiosos investigadores, se toma como fecha de fundación la iniciación de la construcción de la capilla, o sea el 18 de noviembre de 1779.
 Al consolidarse el funcionamiento de fuerte, se le fueron sobreponiendo los pobladores dispersos por la campaña y vemos que, en un informe, fechado el día 1ro. de septiembre de 1782, consta que Monte tenía 233 vecinos, sin contar los Blandengues (soldados), criados y peones; ya estaba entonces arraigada la población en lo que hasta hace poco fuera "el desierto", y establecidas, si bien precariamente, las primeras colonias agrícolas (cultivos de trigo y maíz). En 1792 la Guarnición del Fuerte de San Miguel del Monte ascendía a 85 soldados. Monte se convierte en la "puerta" de los desiertos del sur.

Para 1829, fecha en la cual se proyectó la traza del ejido, Monte había dejado de cumplir una función de defensa, delegada ya en otros pueblos, puesto que la frontera se había expandido. La historia de este poblado presenta dos particularidades: su estructura productiva fue básicamente ganadera, característica que se mantuvo durante gran parte del siglo XIX y la apropiación privada de la tierra se produjo tempranamente pues culminó alrededor de 1822, con lo que la enfiteusis tuvo escasa incidencia y la transferencia por ventas entre particulares se aceleró recién en 1850. Monte, al igual que la mayoría de los pueblos que se crearon durante el proceso de expansión-defensa de la frontera, tuvo su origen en el fuerte, en cuyos aledaños se fueron estableciendo las familias de los blandengues y migrantes; algunos de ellos llevados de manera compulsiva.
 A partir del análisis de la legislación respectiva, sabemos que desde 1828, y desde 1830 en San Miguel del Monte, los comandantes de frontera fueron autorizados a repartir suertes de quintas y chacras a los pobladores cercanos a la parroquia. Estos tenedores poblaron, trabajaron, y transfirieron sus parcelas desde esa época, sin embargo los lotes no fueron deslindados ni mensurados hasta 1865, teniendo límites estimativos. Recién en septiembre de 1865 comenzaron los trabajos de división del ejido.

La denominación "estancia", fue aplicada a establecimientos rurales de distinto tipo, desde el siglo XVIII hasta nuestros días. En esta región eran empresas dedicadas a la producción agropecuaria cuya organización fue variando con el tiempo, desde la primitiva estancia colonial dedicada a la producción de cueros y carne vacuna, con predominio para el saladero, hasta la estancia actual productora de ganado de buena calidad y cereales. Las primeras fueron adjudicadas bajo diferentes figuras legales: moderada composición, donaciones, enfiteusis, premios, arrendamientos y ventas.
 La moderada composición fue la forma predominante por la cual se obtuvieron los títulos, con un 65% de la superficie total del partido. A su vez, es notoria la escasa incidencia de la enfiteusis y la gran extensión de las parcelas otorgadas, especialmente en el periodo colonial.
 La moderada composición consistía en el reconocimiento legal, mediante el pago de una composición, de la antigüedad en el asentamiento. Se confirmaban así "de derecho las situaciones de hecho". Los trámites eran simples pero había que poder costearlos y los beneficios de este sistema consistían en que el interesado en obtener la tierra no debía pujar por el precio a diferencia de la publica subasta; sistema impulsado por la Corona para aumentar el ingreso fiscal.

Los primeros establecimientos instalados en la zona tenían un casco de estancia central, hecho de dos o tres habitaciones de adobe, seguido de una ramada que oficiaba como cobertizo para varios fines, dos o tres corrales para el ganado principal que estaban a cargo de un peón, una cocina para los peones, un aljibe y algunos árboles para sombra.  En los límites de la propiedad estaban los puestos, que eran ranchos de adobe de una sola habitación con un aljibe y cumplían con la función de vigilancia y cuidado del ganado, evitando que los vacunos se dispersaran mas allá de los límites de la propiedad o fueran robados por los intrusos que merodeaban por esos lugares.

La población crece hasta convertirse en ciudad dueña de tierras fértiles rodeadas por una inmensa laguna natural y una flora y fauna "variopinta" (que contiene elementos distintos, que muestra distintos colores o aspectos), pero mas que nada posee una invalorable riqueza histórica. Cerca de la iglesia, Juan Manuel de Rosas compra tierras y asienta la estancia "Los Cerrillos" y su casa o rancho fue testigo de hechos trascendentes, de encuentros como el de Rosas con el Gral. Paz, allí recibe el pedido de ayuda del gobernador Martín Rodríguez. En ese lugar crea el 5º Cuerpo de Ejército "Los Colorados del Monte" que tuvo destacada actuación en la defensa de la libertad de nuestra patria. Hoy por hoy, un grupo de gente que se interesa por la preservación del patrimonio histórico de Monte, para recrearlo y vivenciarlo se han unido para formar el "Centro de Investigaciones de Ciencias Sociales de la Guardia del Monte" que tiene como objetivo principal no solo difundir las bellezas naturales sino también el rico acervo histórico: que se conozca el "Rancho de Rosas", ahora emplazado a tres cuadras de la plaza principal. La casa del "Carancho González" lugarteniente de Rosas. Los túneles de una antigüedad de casi doscientos años, ubicados bajo los pisos de la Escuela nº16, que cruzan hasta la plaza Virrey Vertiz. Mostrar la 2º escuela mas antigua de la provincia la benemérita escuela Gral. José de San Martín. Monte tiene belleza natural, tiene historia y hasta una leyenda.

Calle J. M. De Rosas y Belgrano. La única vivienda en pie del Brigadier Don Juan Manuel de Rosas se encuentra en Monte. Rosas y Terrero compran los campos sobre el río Salado, donde nació la Estancia "Los Cerrillos, que era un verdadero fuerte protegido por pozos y cañones y en ella se destacaba la construcción del rancho donde habitaba Don Juan Manuel. El mismo posee las características propias de la arquitectura bonaerense del siglo XVIII.La techumbre es original, realizada en un enramado tipo "bambú", con espadaña y reatado con tientos de cuero de potro, paredes de barro y paja de lo que se llama sistema chorizo, con más de 45 cm. de espesor y 4 habitaciones dispuestas una detrás de la otra. Las puertas y ventanas bajas con rejas de hierro para defenderse del ataque de los indios. Este rancho fue testigo entre otras cosas, del nacimiento de milicias rurales, "Los colorados del Monte", vestidos con camiseta y chiripá rojos, que participaron en las luchas de las provincias, defendiendo las instituciones y siendo por su valor y orden, orgullo de los montenses. Desde Los Cerrillos partió, el 22 de marzo de 1833 la División de Izquierda de la Primera expedición al Desierto. El 23 de diciembre de 1987 este rancho fue trasladado al pueblo favoreciendo la conservación de esta reliquia histórica.
 El partido de Monte cuenta con una superficie de 1.847,54 Km2, en tanto que la superficie de lo denominado casco urbano es de 225 hectáreas. La cantidad de habitantes según INDEC de 2001, asciende a 17.488 habitantes, de los cuales 13.384 corresponden a la ciudad cabecera del partido. Las actividades económicas predominantes son la  "Agricultura" y "Ganadería", realizan aportes que representan el 35% y el 65% respectivamente del producido total del sector. Las tareas rurales se llevan a cabo en explotaciones que ocupan, en conjunto, 168.000 hectáreas, de las cuales cerca de 132.000 están orientadas hacia la ganadería, con existencia de bovinos, ovinos, porcinos y equinos La historia, el esparcimiento y los paisajes definen a Monte como un sitio propicio para el desarrollo turístico. Cuenta con un gran potencial en virtud de la tranquilidad que ofrece, la variedad de actividades deportivas lacustre y por los testimonios de historia nacional y estancias centenarias, como lo constituye,  entre muchas otras, la mencionada Los Cerrillos y la Estancia el Rosario, reconocidas a nivel internacional.

En el mes de diciembre de 1980 se conoció el dictamen de la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, con el que se aprobaba la decisión de una subcomisión especial y concedía a la ciudad de Monte, en la provincia de Buenos Aires, su antigua denominación de San Miguel del Monte Gargano. El nombre original proviene del Monte Gargano, en el Viejo Reino de Nápoles, donde San Miguel se apareció para señalar una gruta con forma de iglesia, que posteriormente se convertiría en lugar de peregrinación. La solicitud de la Municipalidad de la "ex" Monte de restituir a esa localidad el nombre primitivo, encuadra dentro de la tendencia actual de valorizar los nombres de lugares tradicionales, con su denominación primera, como justo homenaje a los fundadores y a la historia.
 Finalmente digamos que el partido fue creado por aprobación del proyecto de división de campaña presentado por el Poder Ejecutivo el 24 de octubre de 1864, convertido en Ley N° 422 el día siguiente y reglamentado por decreto el 24 de febrero de 1865, aprueba la division territorial de la Provincia,  denominacion de los 8 nuevos partidos y limites de los 45 en que queda dividida la Provincia.

REFERENCIAS

http://es.wikipedia.org/wiki/Monte_%28Buenos_Aires%29
http://es.hospedata.com/hotel_argentina/reservas_en.php?localidad_ciudad=san_miguel_del_monte+buenos_aires_argentina+00059
http://www.losanunciantes.com/turismo.php?id_des=139&id_region=4
http://www.monte.gov.ar/municipio/inicio.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Partido_de_Monte
http://www.turismo530.com/noticia_ampliada.php?id=802
http://www.minube.com/viajes/argentina/buenos_aires/san_miguel_del_monte
http://www.heraldicaargentina.com.ar/3-BA-SanMigueldelMonte.htm
http://www.alojar.com.ar/destacados.asp?codigo=579&tipo=camping
http://www.scielo.org.ar/scielo.php?pid=S1515-59942007000100008&script=sci_arttext
http://www.bapro.com.ar/citab/cartografia/monteturismopartido.pdf
http://www.scba.gov.ar/Mapa/LaPlata.html
http://www.viajoporargentina.com/gbasur/monte/index_e.htm
http://www.electriclight.com.ar/smmonte.htm


Otras localidades del Partido de Monte

Según el mapa judicial de la Provincia de Buenos Aires, San Miguel del monte se encuentra dentro del Departamento Judicial de La Plata y aparecen las siguientes localidades (por orden alfabético):

  • ABBOTT
  • EL SIASGO
  • FRANCISCO A. BERRA
  • FUNCKE
  • GOYENECHE
  • LOS EUCALIPTOS
  • MONTE
  • ZENON VIDELA DORNA

De Monte ya nos hemos ocupado y para seguir un orden más lógico trataremos los restantes por orden de importancia habitacional, dejando para el final los denominados parajes que, salvo el caso de EL SIASGO, tuvieron origen en paradas o apeaderos del clausurado Ferrocarril Provincial de Buenos Aires.